Make your own free website on Tripod.com

Actividades que buscan mejorar la relación

Aprender a usar el cuerpo


“Hablar con mi cuerpo” representa una actividad vivencial. Los ejercicios buscan utilizar el cuerpo de manera creativa. Forma parte de los talleres de expresión y creatividad que comenzaron el sábado pasado.


Texto: Melania Acosta/Foto: Alberto Alvarado


La enseñanza implica un proceso integral.  Las personas que suelen educar a otras, deberían afinar todos sus sentidos, para conseguir un buen resultado en la labor pedagógica.

Esta visión representa un concepto, que la Fundación Instituto de Expresión y Creatividad, (Fidec), busca desarrollar en los séptimos talleres internacionales que se ejecutan en la ciudad.

Son suficientes algunos elementos, como pañuelos o pedazos de telas, las motivaciones personales y la intención de conocer nuevas técnicas para luego aplicarlas.

Prácticas psicomotríz en la educación, atención a la diversidad, descubrir y educar la expresión plástica y la comunicación pedagógica, son algunos de los nombres de las 34 actividades que realizan especialistas internacionales y nacionales, en diferentes salas de la ciudad.

“Hablar con mi cuerpo. Trabajo corporal expresivo y creativo”, representa un taller cargado de vivencias que dirigen el psicólogo Artur Acevedo y el terapeuta Luis Carbajal.

Ambos, oriundos de España, tratan, a través de técnicas mezcladas, entre gestalt, grinberg y la reflexiología, enseñarle al participante cómo escuchar el cuerpo.

Según Luis Carbajal lo importante es instruir a las personas para que tenga mayor y mejor contacto consigo misma y se conozcan un poco más.

Precisó que el taller otorgará herramientas, que luego los beneficiarios podrán transmitir.
 
El contacto humano

La actividad, descrita por Carbajal como una dinámica grupal, comprende varias partes. La primera, permite que a las personas entrar en juegos, para así desinhibirse.  Carbajal argumentó que el comienzo del taller otorga la posibilidad de conocerse, pero no a través de la palabra, sino del cuerpo, con el contacto y el baile.  “Nuestro pimer intento es romper un poco el esquema de una relación.  Lo esencial es que el cuerpo se integre al grupo y consiga protección”.

En la Sala de Danza Contemporánea, lugar donde se realiza el taller, dejó asomar varios movimientos.  Un pequeño grupo de personas, entre actores de teatros, educadores de varios niveles, bailarinas y estudiantes, tambalearon sus cuerpos, cuál vaivén de las hojas de un árbol, que suelen oscilar según el sentido del aire.

Veinte personas, en el que resaltaron cuatro hombre, trataron de comunicarse con el cuerpo, a través de un ejercio, denominado por Carbajal como el junco.

Aseveró el terapeuta que la dinámica permitó a las personas a encontar el equilibrio y a precisar su espacio de lo conocido a lo desconocido.  “Tener más conciencia de dónde está el límite y hasta dónde puedo llegar”.

Para él, si un ser humano no conoce sus fronteras se queda en una zona de inseguridad.

Luego, voces melódicas que emanaron de los asistentes, entonaron los nombres de cada uno.  La técnica de la identidad dejó asomar la posibilidad que las personas intercambiaran sonidos.

En el taller, la primera palabra permitida, fue el nombre de cada uno. Vocalizaciones suaves e internas, permitió al grupo familiarizarse.

“El nombre es como especie de un bastión de seguridad, que te permite decir ese soy yo y es lo que te identifica”.
 
Recordando lo viejo

Artur Acevedo, quien también es director de la Escola Municipal d´Expressió i de Psicomotricitat del Ayuntamiento de Barcelona (Españ), argumentó que el cuerpo guarda memoria de toda la vida y con este taller, hechos inconclusos del pasado pueden florecer.

Aseveró que consiste un poco en romper la dicotomía: cuerpo y mente. “No es entenderlos por separado, sino integrarlos”.

Acevedo explicó que el cerebro madura gracias al movimiento del cuerpo, de allí que considera importante enseñarle a la persona a cómo escuchar su cuerpo y utilizarlo de manera creativa y productiva.

Para los especialistas, cada una de las actividades se efectuaran de manera independiente.  Lo interesante, para ellos, es conseguir que las emociones emanen a medida que se ejercita.

Precisaron que durante la semana, tiempo que durará el taller, realizarán varios ejercicios, entre ellos: aproximación y gateo, pero cada uno, se efectuará sin ningún tipo de consignas.

Alegan que juegan sin mediatizaciones, además que sus técnicas, no están adscritas a ninguna escuela y doctrina.

Acevedo dijo que “a medida que creces la vida se convierte ecléctica y las metodologías también”.  Por estas razones no se adpatan a una técnica en particular.

Aseguraron que esta actividad le porporcionará a los particpantes suficientes herramientas para enseñar su oficio.


Volver a la página principal  Página anterior